viernes, 22 de octubre de 2021

¿POR QUÉ SON IMPORTANTES LAS MUJERES EN EL EMPRENDIMIENTO?

El empoderamiento económico femenino, según ONU Mujeres Ecuador, es esencial para alcanzar la igualdad de género, erradicar la pobreza y lograr el desarrollo inclusivo. Las mujeres han sido desde siempre, un componente esencial para el progreso de la sociedad, por lo que acabar con dichas problemáticas beneficia a la sociedad en conjunto, teniendo en cuenta que la desigualdad de género no sólo afecta los derechos económicos de las mujeres, sino también, restringe el crecimiento económico de los países.

En Ecuador, a pesar de haber alcanzado importantes avances en materia de género, las brechas salariales siguen siendo una problemática que afecta a cientos de mujeres en el país. Según datos de ONU Mujeres Ecuador:

  • Las mujeres ganan hasta un 25% menos que sus pares hombres por trabajos iguales.
  • Trabajan entre 16 y 23 horas (en promedio) más que los hombres cada semana.
  • No tienen tiempo para invertir en educación, trabajo remunerado, emprendimientos o recreación, como resultado de esto en el ámbito rural el 15,2% de las mujeres son analfabetas; muchas son pobres de tiempo y no cuentan con recursos propios.
  • El 42.6% de la población ocupada en la producción agrícola son mujeres. Estas actividades, por lo general, representan la principal fuente de recursos de las familias. (ONU Mujeres Ecuador, 2021)

 Impulsar la independencia económica femenina debe ser una prioridad de los gobiernos para lograr un avance importante en las economías locales, que luego se traslade al plano internacional, en donde:

Las mujeres manejan USD 20 billones de gastos en consumo y representan el 64% de las decisiones sobre consumo; es decir, las mujeres efectúan hasta el 80% de las decisiones de compra o inciden en ellas, lo que incluye un espectro tan variado como electrodomésticos, automóviles o servicios médicos. (BID, 2015)

En el Ecuador las mujeres se han visto especialmente afectadas por la pandemia del COVID – 19, siendo ellas las que ocupan la tasa de desempleo más alta con el 6,7% frente a los hombres con una tasa de desempleo de 3,7%, según datos del INEC en 2020. Este, y otros factores como el sexismo dentro del puesto de trabajo, así como el techo de cristal o el acoso laboral, obliga a que las mujeres busquen otras fuentes de ingresos y se inserten en el mundo del emprendimiento.

Según el estudio Entrepreneurship Monitor (GEM) del Global Entrepreneurship Research Association, el Ecuador es el primer país de la región con respecto a mujeres que deciden emprender con un 33,6% de mujeres entre 18 y 64 años, seguido de Chile y Brasil.

Si bien, la tasa de emprendimiento femenino en el país es alto, las mujeres se encuentran con la problemática de no poder sostener su negocio en el tiempo, que viene desde trabas institucionales y burocráticas, hasta concepciones sociales sobre la mujer que desvalorizan su profesionalidad y capacidad en puestos de poder. La importancia que tienen las mujeres en la economía y el desarrollo de la sociedad es razón suficiente para impulsar el empoderamiento e independencia económica de las mujeres, quienes además de dar un impulso económico al país, pueden contribuir en la generación de cientos de empleos e innovación, además de ayudar a conocer y suplir las necesidades de más mujeres en el país.

Redacción: Yamileth Silva, estudiante de la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad De Las Américas, en colaboración con Fundación Haciendo Ecuador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido